12/11/2013

#863

Mi perspectiva de vida en los últimos seis meses ha cambiado muchísimo. Quizá lo de casarse, trabajar, tener hijos y demás tópicos era una de mis aspiraciones, entre otras cosas, y todo lo daba por hecho. Ahora ya no. En este momento no sé qué será de mi en una hora, quizá pase algo que me cambie por completo, quizá no... Por eso cada momento que pasa quiero que sea especial para poder recordarlo y sentirme viva. Ya me da igual lo que la gente llegue a decir de mi por cualquier cosa que haga, no voy a preocuparme de opiniones ajenas porque las consecuencias son para mi, y me siento autosuficiente para afrontarlas sola. Si quiero ver a un amigo lo voy a ver, sin importarme lo que piense el de al lado. Completamente igual.
No pienso desaprovechar momentos por el qué dirán. ¿Sabéis por qué? Porque hagamos lo que hagamos todos vamos a acabar de la misma manera.

El otro día leí "Los Dioses nos envidian porque somos mortales, porque cada momento de nuestra corta vida puede ser el último, por eso vivimos nuestro momento como si fuera el último y tarde o temprano aprendemos a valorarlo." Razón no le falta aunque muchos no se hayan dado cuenta.